+593 4 2296700 info@grupo-sistener.com

Paridad de Red: ¿Es la energía solar más barata que lo que pagamos a la empresa eléctrica?

En la actualidad, los interesados en la materia debaten constantemente acerca de si las energías renovables son una inversión rentable y segura. Aunque la mayoría de nosotros intuimos que la respuesta en general es sí, lo que desconocemos es cómo cuantificar con exactitud el beneficio económico de un sistema solar para nuestro hogar, por ejemplo si la energía solar aprovechada tendría un costo inferior a lo que pagamos a la empresa eléctrica.

Para aclarar esto hace falta entender dos conceptos, que aunque parecen distintos tienen ambos parten del mismo punto y son matemáticamente similares; siendo estos:

 

  1. ¿Cuál es el costo real de la energía eléctrica que pagamos a la empresa eléctrica?, y
  2. ¿Cómo se determina el costo de energía de un sistema solar?

El argumento central a favor de un generador solar es que un sistema debidamente planeado e instalado, además de ser una fuente de energía limpia y confiable, este también trae fuertes de ingresos a su propietario por al menos 25 años. Se sabe que un sistema solar instalado sobre el techo de un hogar reduce el gasto de energía que se consume de la red pública. Para entender esto debemos primero refrescar ciertos aspectos técnicos de este proceso.

EL BALANCE ENERGÉTICO: ¿QUÉ HACE UN SISTEMA SOLAR EN NUESTRO HOGAR?

 

Un sistema solar genera energía eléctrica a partir de la energía del sol. Esta energía eléctrica es convertida de corriente alterna y (por medio de un inversor solar) y entre otros procesos, su nivel de tensión es ajustada a un voltaje equivalente al voltaje que recibimos en nuestro hogar, por lo general a 120 voltios. Esta energía eléctrica generada es (auto)consumida por el usuario instantáneamente, reduciendo la demanda externa de energía (la que tomamos de la empresa eléctrica), dando como resultado una medición reducida del medidor eléctrico. Es proceso hace que el cliente reciba una planilla eléctrica más barata.

La suma de la energía generada por el sistema solar más la energía de la red pública es igual a la energía consumida por el usuario.

Entonces, sin un sistema solar tenemos:

Energía consumida = Energía de la red pública (facturada)

 

Y con un sistema solar instalado en nuestro hogar:

 

 

Energía consumida

= Energía solar autoconsumida

+ Energía de la red pública (facturada)

 

Estas ecuaciones son las que comúnmente sirven para demostrar el “Balance de Energía” de un sistema energético son en principio la manera como un usuario aprovecha la energía generada de un sistema solar.

EL COSTO REAL DE LA ENERGÍA ELÉCTRICA

 

Para poder facturar la energía eléctrica, la empresa eléctrica instala un medidor de corriente en el hogar que registra la energía eléctrica que consumimos diariamente en nuestros hogares. Dependiendo del tipo de tarifa que la empresa eléctrica asigna al cliente y el sector, el usuario paga cierta tarifa por cada kilovatio-hora consumido (kWh, energía) y dependiendo del tipo de tarifa también se cobra por la demanda máxima en kilovatio registrada durante el mes (kW, potencia). Para tarifas comerciales se asigna un costo unitario dependiendo de la hora en la que se consume la energía y cuanta potencia es demandada de la red. Independiente del tipo de tarifa, al monto en USD calculado tanto por consumo como por demanda se le suman diversas tasas e impuestos establecidos. Además, en algunos casos se carga un valor porcentual por pérdidas de eficiencia.

 

Aunque la energía es ampliamente subsidiada en algunos sectores de Ecuador, en el caso del sector residencial el valor unitario de la tarifa se asigna de manera escalonada en función de cuanto llegamos a consumir dentro de mes de corte. A mayor consumo, mayor es el precio unitario de consumo. Desde el punto de vista económico esto se interpreta como un (des)incentivo para que el usuario se abstenga de consumir energía eléctrica (también llamado “discriminación de precios”). Un usuario que consume 2,000 kWh/mes en su hogar pagará 0.22 USD/kWh y uno que consuma 4,000 kWh/mes pagará 0.40 USD/kWh, mientras que un abonado que consuma 8,000 kWh/mes pagará 0.63 USD/kWh. La tarifa máxima que el usuario residencial puede llegar a pagar es de 0.68 USD/kWh (pasado los 10,000 kWh/mes), incluyendo las tasas y recargos (véase cuadro a continuación).

Identificando el valor total que el usuario está pagando a la empresa eléctrica, el usuario puede cuantificar de manera sencilla el costo real que está pagando a la empresa eléctrica, expresados en USD/kWh. En comparación con las tarifas residencial vigentes en países como USA, Alemania, Perú o Colombia, la tarifa eléctrica en Ecuador es una de más baratas para los usuarios de bajo consumo, y una de las más caras para usuarios de alto consumo.

Esta es la conclusión. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Donec quam felis, ultricies nec, pellentesque eu, pretium quis, sem. Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel, aliquet nec, vulputate eget, arcu. In enim justo, rhoncus ut, imperdiet a, venenatis vitae, justo. Nullam dictum felis eu pede mollis pretium. Integer tincidunt. Cras dapibus. Vivamus elementum semper nisi. Aenean vulputate eleifend tellus. Aenean leo ligula, porttitor eu, consequat vitae, eleifend ac, enim. Aliquam lorem ante, dapibus in, viverra quis, feugiat a, tellus. Phasellus viverra nulla ut metus varius laoreet. Quisque rutrum. Aenean imperdiet. Etiam ultricies nisi vel augue. Curabitur ullamcorper ultricies nisi.

Want new articles before they get published?
Subscribe to our Awesome Newsletter.