El Apalancamiento Financiero en un Proyecto Solar

En muchas regiones del planeta los sistemas solares son parte indispensable de la sociedad. La tecnología solar ha contribuido enormemente a dar estabilidad económica y social, ya que tener buen suministro de electricidad es indispensable para el bienestar de las personas.

En Ecuador la energía solar es tan factible que incluso alcanza paridad de red en los sectores industrial y residencial lo cual da a pensar que este mercado podría despegar sin ningún problema. Sin embargo, la energía solar como cualquier otra inversión necesita tener acceso a financiamiento. Al día de hoy este es el mayor desafío de la energía solar en Ecuador: los sistemas de energía solar no son financiables por la banca ecuatoriana. Con decir financiables me refiero a que existan productos y/o soluciones financieras tanto por la banca privada como de desarrollo. No obstante, para que esto será una realidad se necesitan proyectos de referencia que permitan cierta curva de aprendizaje, así como experiencia y conocimiento sobre el tema (lo que la banca no conoce, no confía y por ende no lo financia).[1]

 

¿Por qué es importante el financiamiento para la energía solar?

Financiar un proyecto con capital propio es en definitiva una forma segura, sin embargo desde la perspectiva financiera no es la forma más rentable. Un proyecto solar con 100% de capital propio (al igual que cualquier otra inversión) probablemente no alcanzará la puntuación necesaria para ser incluido en el portafolio de inversiones de una empresa o grupo empresarial. Además, desde el punto de vista económico no es productivo invertir 100% de capital propio en un proyecto que tuviera la capacidad de cubrir su deuda de forma autónoma y a cambio crear un retorno superior por dólar invertido, comparado con el retorno por dólar invertido en un proyecto con 100% de capital propio. En otras palabras, a mayor deuda, mayor rentabilidad en el proyecto. El término que los expertos en la materia le dan a esta característica es “apalancamiento financiero”, lo que en inglés financiero comúnmente se conoce como “leverage effect”.

La reflexión no termina ahí. Para evaluar un proyecto solar correctamente hay que tomar en cuenta un sinnúmero de variables, tales como el Debt Service Coverage Ratio (DSCR), Capital Recovery Factor (CRF), Weighted Average Cost of Capital (WACC), etc. Si el modelo financiero de un proyecto solar no está diseñado de manera correcta y sólida no podrá sostenerse a sí mismo y destruirá valor de la empresa que invierte, lo cual suscita a pensar que esta es una tarea que solo debe ser llevada a cabo por expertos en finanzas.

¿Cuándo es el apalancamiento beneficioso para un proyecto solar?

Para que el apalancamiento financiero tenga un impacto beneficioso en un proyecto tienen que cumplirse los siguientes requerimientos:

1. Retorno del Activo (RoA) ≥ Tasa de Interés (r), caso contrario tendríamos un “apalancamiento negativo” y esto restará rentabilidad al proyecto (figura 1

2. DSCR ≥ 1.2x, lo cual significa que las utilidades anuales (antes de impuesto) del proyecto deberán de ser 1.2 veces mayores al dinero necesario para el servicio de la deuda (20% como factor de seguridad)

Figura 1: Leverage positivo cuando RoA ≥ a la tasa y interés y negativo cuando RoA ≤ a la tasa y interés, V = nivel de porcentaje de crédito con respecto al capital propio

Expuesto de manera sencilla, el cálculo del Retorno del Activo (RoA) por año se obtiene de la siguiente manera: [2]

Figura 2: Esquema de cálculo para el Retorno del Activo (RoA en inglés)

 

¿Cómo impacta el apalancamiento financiero a un proyecto solar?

Para demostrar el impacto económico del apalancamiento de un proyecto solar de 1.23 MWp (megavatios-pico), se procedió a simular un modelo financiero basado en un modelo económico de autoconsumo y según el esquema tarifario de venta de energía eléctrica de Ecuador. En este estudio se analizaron dos escenarios, uno con capital propio al 100% y uno con 70% de apalancamiento (osea 70% de préstamo a largo plazo).

Para esto se utilizaron los siguientes parámetros: [3]

  1. Generación de energía: 1,420 kWh/kWp
  2. Tarifa eléctrica para el sector industrial, media tensión, con demanda horaria diferenciada
  3. Aprovechamiento de la energía según perfil de consumo específico del cliente
  4. Degradación de los paneles solares: 0.5% p.a.
  5. Inflación (para costos de mantenimiento y autoconsumo energético) 2% p.a.
  6. Estructura de capital: 30% capital propio, 70% crédito con colateral a 15 años.
  7. Tasa de interés nominal para el crédito: 2%
  8. Tasa de interés por superávit: 0%

En la simulación se ve que el proyecto cumple con los requisitos para el apalancamiento: un RoA anual promedio de aprox. 34% (siendo mayor a la tasa de interés del crédito se cumple la condición ilustrada en la figura 1) y un DSCR mínimo de 1.6x (al año 11) durante todo el término de la deuda.

A continuación se puede ver el resultado de la simulación. La curva gris presenta el rendimiento financiero del proyecto sin préstamo y la curva naranja muestra el resultado financiero del mismo proyecto, en donde el inversionista solo puso 30% de capital propio.

Figura 3: Curva de rendimiento financiero de un proyecto con dos escenarios, uno sin financiamiento y otro financiado al 70%

El proyecto financiado alcanza un TIR 3 veces mayor al proyecto sin financiamiento y mantiene un mínimo de 160% de liquidez mínima para cubrir pagos anuales de deuda, haciendo de esto un proyecto idóneo para ser financiado. Incluso con un 80% de porcentaje de crédito, el proyecto alcanzaría un TIR de 90% y un mínimo de liquidez 136%. Además, dado que los ingresos anuales de este proyecto están asegurados porque no se trata de venta de energía, sino de ahorro, el proyecto presenta un riesgo muy bajo, y dándole a la empresa completo control de sus flujos de caja.

 

¿Qué opciones legales tiene el banco para financiar un proyecto solar?

Cómo vimos anteriormente en la figura 1, la clave para alcanzar un apalancamiento positivo es la tasa de interés que el banco puede ofrecer. Sin embargo no es fácil convencer a un banco de tomar parte en un proyecto solar. Para esto los bancos deben de considerar que la deuda de un proyecto solar tiene la planta/infraestructura como colateral (por ejemplo a modo de hipoteca), lo cual dará seguridad a la entidad bancaria. Además, para dar mayor seguridad al banco, la planta fotovoltaica deberá de ser diseñada y construida por empresas profesionales y con experiencia en este campo, de otra manera el riesgo de fallos durante la operación de la planta será alto. Otra alternativa para financiar un proyecto de este tipo de proyectos es crear una empresa de proyecto que operará y será dueña de la planta fotovoltaica (también llamado empresa de propósito especial), en la cual el banco que financia será copropietario hasta que la deuda haya sido pagada por completo. Cabe recalcar que existe diversos modelos de negocio para llevar a cabo un proyecto solar, los cuales se pueden seleccionar para adaptarse a diferentes perfiles o necesidades.

 

¿Por qué financiar un sistema solar es un excelente negocio para un banco?

Para un banco financiar un activo solar es una excelente opción, ya que una planta solar tiene un riesgo técnico sumamente bajo. Igualmente, el riesgo económico es muy bajo, porque el operario no necesita esperar a recibir ningún pago por la venta de energía, sino que ahorrará dinero mes a mes, teniendo completo control sobre el flujo de caja. En caso que el banco requiera una mayor seguridad, este puede acordar con el cliente tener una cuenta conjunta donde todos los ahorros del cliente provenientes del sistema solar son depositados y solo podrán ser devueltos al cliente una vez pagados los sevicios financieros prestados. Finalmente, un sistema solar se puede asegurar contra todo evento, dando de esta manera total seguridad a un banco.

 

¿Qué beneficios tiene para una empresa invertir en un sistema solar?

El usuario de la planta se beneficiará de un ahorro muy grande en su gasto de energía, y además se volverá inmune a la inflación del precio de la electricidad, y finalmente mejorará de la huella de carbón, proyectando una excelente imagen medioambiental para el beneficio de la empresa.

 

Conclusión

Lo que el mercado ecuatoriano de energía solar necesita para despegar es acceso a financiamiento por parte de la banca comercial y/o de desarrollo. Aunque el mercado energético no está completamente abierto a la generación de energía descentralizada, ya no puede dar la espalda a este cambio de paradigma: (1) consumidores se vuelven generadores, (2) adoptar modelos de negocio que incluya a empresas privadas, bancos, etc., (3) volverse cada vez más un moderador del mercado energético y cada vez menos un productor de energía.

Sin embargo, lo que la banca no conoce no financia, y por esto es necesario hacer un acercamiento a la banca, presentando propuestas de proyectos solares sólidas para el financiamiento, con documentación profesional, instruyendo a la banca acerca de los beneficios y riesgos de financiar esta clase de negocios.

Si Usted tiene un su gasto en energía alto en su comercio o industria invertir en un sistema solar le ayudará a dar competitividad a su negocio. En Sistener S.A. tenemos una visión clara sobre el negocio integral de la energía y las capacidades necesarias para asesorarlo tanto técnica como financieramente. Si Usted tiene alguna inquietud o quiere solicitar más información sobre este tema o cualquier tema relacionado a la energía solar no dude en ponerse con contacto con nosotros.

[1] Yo personalmente he visto proyectos excelentes fracasar por falta de conocimiento del tema por parte de la banca.

[2] Siempre y cuando la contabilidad sea de acuerdo a estándares IFRS

[3] Se presenta solo algunos de los parámetros